Saltar al contenido

Con la mente bien abierta

Su mi padre levantara la cabeza y viese la forma de vender que hay hoy en día alucinaría.

Nada que ver con con lo que se hacía en 1975 y nada que ver con loq ue se hacía hace diez años, o cinco o dos.  El comercio cambia tan rápido como cambia nuestro entorno. Saber adpatarse y no tener miedo a los cambios es una de las claves para que los comercios tradicionales seamos actuales.  Buena muestra de ello es este artículo que ha aparecido en el periódico Qué Nervión.

quenervion.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.