Saltar al contenido

Cuando quiero soja no bebo leche.

Serán rarezas mias, pero no acabo de entender ese afán por mezclar productos, que al final no saben bien, vendiéndonos la idea de que con ellos estaremos más sanos.
Un ejemplo de esto es la leche con soja, o con omega3, o los zumos de frutas que no llevan frutas sino concentrados y mil tomaduras de pelo más que nos venden envueltas en salud y que son un timo.
La soja es una legumbre riquísima, la más consumida en todo el planeta, y que se puede comprar en establecimientos donde vendan legumbres, en FrutasManuela por ejemplo, y que se prepara como unas lentejas.
La leche es un alimento fundamental y cuyas propiedades creo que no hay que explicarlas por ser conocidas por todos.
Pues bien, yo cuando quiero soja le encargo a mi media naranja que las prepare, como si hiciese lentejas… Y así metemos vitaminas y proteinas al cuerpo de forma sana y rica. 
Procupramos acompañarlas siempre con una ensalada de pimiento rojo crudo. Que lleno de Vitamina C ayuda a absorber el hierro.
Pero cuando quiero leche ¡abro la nevera y me sirvo un vaso de leche!, y qué rico está un vaso de leche.
Cuando como pescado azul sé que tomo omega3. Pero no me imagino tomar leche con derivados de pescado.
Beneficios de la Soja
Es un vegetal rico en proteinas, con lo cual ayuda en dietas de adelgazamiento.
Contiene isoflavonas con alto poder antioxidante.
Baja el colestero "malo".
Previene contra la osteoporosis ya que ayuda a retener el calcio.
Controla los síntomas de la menopausia.
Controla el nivel de glucosa en sangre.
Previene las enfermedades del riñón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.