Saltar al contenido

La cura tibetana del ajo

Se recomienda antes de iniciar una dieta, la visita a un médico especializado, para que él haga un examen detallado del estado de nuestro organismo y recomiende si nos podemos someter a dieta en ese momento.

Para perder esos kilos que te sobran y limpiar el organismo

NO deben tomarlo:

Las personas con un estómago muy débil o fácilmente irritable, ni las personas con úlceras intestinales.

Una vez el preparado está listo hay que guardarlo en la nevera o frigorífico,

¿Qué es?

Es una cura a base de ajo macerado, según una receta encontrada en un monasterio budista del Tibet. Desintoxica el cuerpo.

Ingredientes

350 gr. de ajos crudos, pelados y triturados

¼ de litro de Aguardiente o alcohol de 70º para uso interno

Preparación

Poner los ajos triturados junto al Aguardiente o alcohol dentro de un tarro de cristal.

Cerraremos el bote bien fuerte y lo pondremos en el refrigerador ( nevera) durante 10 días. Después de estos días lo filtraremos con un colador de gasa o tela fina.

Este líquido lo volvemos a meter en el tarro y lo tendremos en la nevera durante 2 días.

Tras los 2 días ya está listo para tomar.

Modo de empleo y dosificación

Lo tomaremos en gotitas, con un poco de agua o leche, antes de las tres comidas principales siguiendo las pautas de esta tabla:

DÍAS

DESAYUNO

COMIDA (Almuerzo)

CENA

1

1 gota

2 gotas

3 gotas

2

4 gotas

5 gotas

6 gotas

3

7 gotas

8 gotas

9 gotas

4

10 gotas

11 gotas

12 gotas

5

13 gotas

14 gotas

15 gotas

6

16 gotas

17 gotas

18 gotas

7

17 gotas

16 gotas

15 gotas

8

14 gotas

13 gotas

12 gotas

9

11 gotas

10 gotas

9 gotas

10

8 gotas

7 gotas

6 gotas

11

5 gotas

4 gotas

3 gotas

12

2 gotas

1 gotas

2 gotas

A partir de este día tomaremos 25 gotas tres veces al día hasta terminar el frasco.
Según la tradición, no debe repetirse el tratamiento antes de 5 años.
Según el manuscrito tibetano, sus beneficios son los siguientes:

Limpia el organismo de las grasas y lo libera de los cálculos depositados.
Mejora el metabolismo y disminuye el peso del cuerpo llevándolo al peso normal.
Deshace los coágulos de sangre y vuelve más elásticos todos los vasos sanguíneos curando también la arteriosclerosis.
Cura la isquemia, la sinusitis, la hipertensión y las enfermedades bronco pulmonares.
Cura el diafragma y el miocardio enfermo.
Hace desaparecer el dolor de cabeza.
Cura la trombosis del cerebro, la artritis y la artrosis.
Cura el reumatismo, la gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides.
Absorbe todo tipo de tumores internos y externos.
Cura los disturbios de vista y oído.
En general todo el organismo se recupera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.